Donación digital archivo Familia Goler.

Mar 2, 2016 10:18:00 PM

El 01 de Marzo de 2016 el Señor Samuel Goler nos alcanzó documentos gráficos de cuando la familia Goler vivía en el barrio de Villa Mitre, Bahía Blanca para donarlos digitalmente. Fotos, libretas de la cooperativa obrera y de la cooperativa eléctrica y un testimonio escrito de su vivencia en aquella ciudad del sur de la Provincia. Las fotos  abarcan los años `40 y la vuelta a Villa Mitre en 1994.

La donación digital consiste en la entrega del material histórico para que los profesionales del IWO lo digitalizen y así obtener una copia de guarda para el archivo histórico. Luego de la digitalización el material es devuelto a sus dueños. Este mecanismo se implementa cuando la gente no quiere donar el documento original pero quiere que el mismo pase a formar parte del archivo histórico Goler.

 

Vivencias de Samuel Goler en Villa Mitre, Bahía Blanca.

"Mi nombre es Samuel Goler. Nací el 15 de Diciembre de 1935 en la ciudad de Bahía Blanca, Villa Mitre. Mi papa, Simon Goler llego solo a La Argentina dejando en Polonia a mi mama, Esther Sosna, con mis tres hermanos Clara, Sara y Eva.

Se instaló en Villa Mitre, en la casa de mi tío Marcos Rosemblat.

Durante cinco años se construyó su casa en la calle Chacabuco 1453, trabajando de Lechero, fabricando queso, crema y manteca, pudiendo mantener a su familia en Polonia hasta que en el año 1933 pudo enviarles los pasajes para reunirse con su familia en Villa Mitre. En esos años, él y otros judíos del barrio construyeron el Shil en la misma calle Chacabuco, a dos cuadras; donde más tarde también funcionó el Shule, tipo jeder J.N. Bialik. La morá Sra. Davidovsky, daba clase en un solo salón a los niños de todas las edades. Al shule concurrí yo y mis tres hermanos nacidos en La argentina: Mauricio e Isaac, mellizos, nacidos en el año 1934 y Marcos, nacido en el año 1941.

En las calles se escuchaba mucho hablar en idish ya que entre las calles Chacabuco,  Garibaldi y Castelar, cuatro cuadras a la redonda, vivian cerca de treinta familias judías; entre ellas voy a nombrar a algunos: Fishfaider, Wainer, Reznicoff, Shuster, Belapolsky, Rosenblat, Potash, Kravetz, Trum y Fuhman.

Me emociono al recordar, la salida del shil en iamim Noraim, la gente hablando idish por las calles invitándose mutuamente a un lejaim con leicaj, Shtrudel y bronf.

No había sefaradíes en Villa Mitre.

Cabe destacar la extraordinaria convivencia con los vecinos no judíos, entre ellos italianos y españoles, quienes nos nombraban con nuestros nombres en idish.

Puedo dar como ejemplo a la familia Garlan que uno de sus hijos escuchó hace tres años un libro de poemas dedicado a sus padres y también a los míos, Simon y Esther.

No puedo dejar de recordarla obra que representamos en el salón de la Kehila del centro de Bahía Blanca Mir Zainen ale Balmelujes(todos tenemos un oficio). Esto salió publicado en el diario israelita. Los fines de semana solíamos viajar en carro y caballo a la playa de Ingeniero White conjuntamente con otras familias de la colectividad.

Yo acompañaba a mi papá a retirar los tarros de leche que llegaban por ferrocarril a la estación Bahía Blanca. También retirábamos leche de Tambos y ganados, una empresa láctea.

Para realizar los pagos o hacer los pedidos, mi papá viajaba  en ferrocarril a distintas estaciones, entre ellas Tornquist.

En relación a las colonias judías cercanas, mi papá trabajó en Rivera entre los años 1928 y 1933. Con Villalonga había más relación que con el resto de las colonias.

La vida judía en Villa Mitre era tan intensa que aparte de la escuela y la sinagoga funcionaba el movimiento jalutziano “Dror”, Cuyo madrij Tato Merenzon viajaba desde Punta Alta hasta Villa Mitre, cosa que en aquellos años no era tan fácil.

Es muy llamativo cuales eran las profesiones de los judíos de Villa Mitre. Había dos herreros que trabajaban solo con herraduras de caballos, dos compraventas y doma de caballos, dos lecheros, una persona que tenía un forraje grande, varios camioneros, varios changadores con chata y caballo, cinco verduleros y un carpintero. A pocas cuadras en un barrio llamado Villa Libre, por tener muy pocas casas más bien descampado, había un Rebe.

Nos fuimos de Villa Mitre en 1947, dos años después del fallecimiento de mi hermana mayor que solo tenía 21 años. Vinimos a la capital Federal a iniciar una nueva vida por tana tristeza.

La escuela primaria la curse en la Nº12 situada en la calle Garibaldi, frente a la plaza de Villa Mitre. Volvimos asiduamente a B. Blanca para ir al cementerio. De a poco fuimos viendo grandes cambios en el barrio: donde antes las calles eran de tierra, ahora está todo asfaltado, hay semáforos, varias líneas de colectivos. Donde antes habían carretas, ahora se ven coches modernos.

Hoy en día, no hay actividades judías en Villa Mitre y las pocas familias que quedaron y otras nuevas llegadas últimamente actúan en la Kehila de Bahía Blanca.

Entre mis recuerdos nunca se borraron las imágenes de un primo de la familia: Wolf Schuster cantando en las festividades como jazan del Shil y mi tio, Marcos Rosenblat Tocando el shofar.

Shil-(Del Idish) Sinagoga

Lejaim(del hebreo) Brindis por la vida.

Leicaj(del idish) torta de miel.

Bronfn(del idish)  licor.

Kehila (del hebreo) Comunidad."

 

Agradecimiento: Tzila Goler​ y Samuel Goler.

NOS ACOMPAÑAN

Fondo metropolitano

SITIOS AMIGOS

Amia Pampa energía